La tecnología vía radio nos permite instalar un detector de movimiento inalámbrico sin cables. Esta es la mejor opción, cuando no disponemos de canalizaciones para realizar la instalación de detección de intrusión con detectores cableados.

En muchas ocasiones nos encontramos con instalaciones híbridas. Una parte de la instalación dispone de unas zonas protegidas con detectores cableados. Por otro lado, hay zonas que por razones técnicas o estéticas disponen de detectores vía radio.

detector movimiento inalámbrico

Los detectores de movimiento (volumétricos), deben instalarse preferentemente en las esquinas de las dependencias. Así se aprovecha al máximo su cobertura.

Un detector de movimiento inalámbrico debe estar orientado hacia el interior de la dependencia. En ningún caso deberán enfocar hacia cristaleras para evitar falsas alarmas. Deberá evitarse que los detectores puedan quedar expuestos a corrientes de aire. La altura de instalación debe ser de aproximadamente 2,20 metros.

Las dependencias con ventanas a la calle deben incorporar un detector de movimiento inalámbrico. Particularmente las que se encuentren en las fachadas más ocultas a la vía pública.

Las puertas de acceso a nivel de calle deben protegerse preferentemente con un contacto magnético en la misma puerta y un detector de movimiento en la continuación de la ruta de acceso.

En el caso de viviendas, debe instalarse un detector de movimiento inalámbrico en el salón y otro en el dormitorio principal. Éstas son las dependencias más visitadas por los intrusos.

Si quieres instalar un sistema de alarma sin cables no dudes en ponerte en contacto con Coessegur Seguridad. Estaremos encantados de atenderte para ofrecerte la mejor solución de seguridad a medida adaptada a tus necesidades.